Negocios Agropecuarios - Venta de Hacienda - Corretaje de Cereal - Servicios Financieros - Transporte - Rosgan

Argentina negocia vender carne a China y lácteos a Rusia

No es nuevo que la Argentina tiene relaciones comerciales con Rusia y con China, pero ahora intenta abrazar esos lazos con más fuerza gracias a dos factores externos: la necesidad china de sumar compras de carne fresca y la urgencia rusa por abastecerse en los mercados latinoamericanos tras su anunciado cierre de sus compras a la Unión Europea debido a la crisis con Ucrania.

Respecto de China, las autoridades de la multinacional Huawei Technologies Co. se reunieron con directivos del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina, para entrar en los detalles del convenio de cooperación suscrito meses atrás en China. Los chinos manifestaron el interés por robustecer la exportación de carne vacuna hacia ese país a través de la compañía Shangai Mossel Trading Co, creada por Huawei para el comercio de alimentos a nivel mundial.

También ofrecieron colaborar en las gestiones tendientes a la ampliación del protocolo sanitario, que hoy solamente nos habilita para exportar carne congelada, siendo que los compradores chinos quieren comprar carne fresca, con hueso, termoprocesada y menudencias. Además, se asombraron por la tradicional parrilla y dijeron que quieren llevar la gloriosa parrilla argentina a China.

Lácteos, carne y soja son los productos que Rusia demanda hoy “desesperadamente” de Argentina y otros países de América latina, luego de que el gobierno de Vladimir Putin cerrara las importaciones de alimentos provenientes de Estados Unidos y la Unión Europea, entre otros mercados, por la crisis con Ucrania.

El cierre de estas importaciones dejó disponible el abastecimiento de 20.000 millones de dólares anuales, que Moscú quiere redireccionar hacia América latina, en especial hacia Argentina y Brasil. “Hoy, los rusos están pidiendo soja en grandes volúmenes. Faltan semillas para cubrir un millón de hectáreas. Además están cerrando frigoríficos por falta de carne. También faltan productos en las góndolas de los supermercados, lo que hace que las grandes cadenas estén pidiendo productos terminados, como galletitas y fideos”, describió el presidente de la Cámara de Comercio Argentino Rusa (Caciar), Jorge García Tuñón, que recibe entre 100 y 150 consultas diarias desde Rusia.

Por comprar lácteos y embutidos “están desesperados” pero Argentina tiene 500 plantas lácteas certificadas, de las que apenas 49 están habilitadas para exportar a Rusia, mientras que no tiene ningún frigorífico de chacinados en esa condición, resaltó: “Brasil certificó ya 86 frigoríficos en los últimos meses y se convertirá en el primer proveedor de cerdos y pollos de Rusia”, indicó.

“Al margen de los alimentos, Rusia gasta mucho más dinero en importar otros productos que Argentina produce pero que los empresarios rusos no saben que tenemos”, sostuvo el director ejecutivo de la Caciar, Matías García Tuñón. Rusia demanda y Argentina produce vehículos, perfumes, lavarropas, pañales, toallas, mientras que exporta a ese mercado en cantidades que podría aumentar medicamentos, carrocerías, grifería, quesos y aparatos de transfusión de sangre.

Por otra parte, a raíz de las políticas de estado de modernizar la producción agrícola, los empresarios argentinos pueden incrementar sus actuales ventas de maquinaria agrícola. Además, Argentina obtuvo el año pasado la certificación para exportar carne enfriada a Rusia, que rebajó el arancel externo a 15 por ciento.

Fuente: ElFederal

X