Negocios Agropecuarios - Venta de Hacienda - Corretaje de Cereal - Servicios Financieros - Transporte - Rosgan

Cambia el clima y temen que baje la cosecha gruesa

Mientras en Chicago bajan los precios y la siembra en Argentina se realiza con cierto retraso, los pronósticos climáticos dan cuenta de un cambio de tendencia que podría impactar negativamente en el cultivo. Se trata de un fenómeno de enfriamiento en el Oceáno Pacífico que podría provocar que en el último bimestre del año las precipitaciones no superen el promedio normal.

Según el director científico de la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Rosario, las perspectivas para el último bimestre del año y enero muestran a “un Niño débil que podría presentarse con lluvias que no superarían el promedio normal como las registradas últimamente, afectando negativamente a los cultivos de verano”.

Se espera, dijo, un escenario meteorológico “con un pasaje de situaciones secas a húmedas constante, y con los cada vez más frecuentes pulsos de calor y los efectos convectivos que provocan lluvias intensas en cortos períodos de tiempo”, señaló en su último informe.

Estas probabilidades encuentran su fundamento en un fenómeno de reenfriamiento de las aguas superficiales del Pacífico Ecuatorial Central a partir de agosto, que provocó una amortiguación del efecto Niño. Así, señala Aiello, los modelos pronostican un estado de neutralidad (o Niño débil) para el período de noviembre a enero.

“Tanto la situación seca invernal como la manifestación de un importante período lluvioso tuvieron su origen en circulaciones regionales y no en el efecto Niño, cuyos impactos se manifiestan a partir de noviembre, donde se hacen más importantes los flujos de humedad”, señaló. Con el Niño debilitado se espera una menor probabilidad de lluvias normales. De esta manera, es menos probable que se alcancen altos rendimientos para los cultivos de verano. Para Aiello, a la hora de los cálculos de producciones “hay que pensar en rendimientos que no son los que llevarían los volúmenes de producción a los estimados por distintas instituciones y agentes del sector agrícola”.

Fuente: La Capital

X