Negocios Agropecuarios - Venta de Hacienda - Corretaje de Cereal - Servicios Financieros - Transporte - Rosgan

¿Cómo hacer para que la soja rinda un 25% más?

El 53% del área cultivada del pais está con soja y este cultivo consume solamente el 30% del fertilizante aplicado a nivel nacional para todos los cultivos.

Según Fertilizar Asociación Civil, si bien, en esta campaña 2012-2013, aumenta la intención de siembra de soja, las dosis de fertilizantes
aplicadas no alcanzarían para cubrir los requerimientos nutricionales del cultivo, lo que se traducirá en una merma de los rendimientos.
Datos de una encuesta realizada por la entidad, sobre alrededor de 800 productores de distintos tamaños y regiones agrícolas de la Argentina, indican que de los cultivos de verano, el único que aumentaría su intención de siembra es la soja, superando las 19 millones de hectáreas para la presente campaña.

En cuanto a la fertilización, se estima que el área fertilizada, alcanzará el 68 % de la superficie sembrada, aunque aplicando las mismas dosis que el año pasado. Esto indicaría que no se estaría fertilizando correctamente, ya que las dosis actuales no cubren los requerimientos nutricionales de los cultivos en la mayoría de las zonas agrícolas del país, ni la reposición de los nutrientes extraídos con la cosecha.

“Subestimar los requerimientos de los cultivos lógicamente traerá aparejado una merma en los rendimientos, además de generar un impacto negativo sobre el principal recurso productivo y patrimonio del productor: el suelo. Una vez más, el productor y el país están
perdiendo rendimientos por no fertilizar la soja con las dosis adecuadas”, comentó Pablo Pussetto, Presidente de Fertilizar Asociación Civil.

Por otra parte, se estima que el volumen de fertilizante que se utilizará en soja en esta campaña va a ser el 30% del volumen total consumido en la Argentina para todos los cultivos. Si consideramos que del área cultivada en el país, el 53% está ocupada por soja y que este cultivo consume solamente el 30% del fertilizante aplicado a nivel nacional para todos los cultivos, evidencia la poca reposición de nutrientes que se realiza en soja y la consecuente degradación de los suelos que se produce desde el punto de vista nutricional.

Asimismo, estudios recientes realizados por Fertilizar AC, INTA y UNRC (Universidad Nacional de Río Cuarto) en nueve localidades de la Región Pampeana, muestran que en los tratamientos fertilizados con dosis de reposición, los rendimientos son hasta un 25% superior
respecto de los tratamientos que no fueron fertilizados y un 15% superior a los tratamientos con manejo tradicional. “Estos resultados estarían indicando que dosis de fertilización a reposición mejoran el rendimiento del cultivo. Y si además, anticipamos la aplicación a mayojunio, los rendimientos mejoran notablemente cuando los comparamos con el manejo tradicional realizado por el productor y contribuimos a conservar la fertilidad actual de nuestros suelos”, señaló Jorge Bassi, Vicepresidente de Fertilizar.

Estas respuestas se lograron solamente con fósforo, además hay que tener en cuenta el azufre que es un nutriente de deficiencia probada en estos cultivos y más recientemente a los micronutrientes como el boro, entre otros. “En definitiva, debemos pensar y diseñar estrategias de fertilización en soja que nos permitan maximizar los rendimientos”.

En cuanto a la relación insumo/ producto (kg de soja necesarios para comprar 1 kg de Super Fosfato Simple), para esta campaña es muy favorable, siendo cercana a uno, por lo que se encuentra en niveles inferiores respecto de la campaña anterior y también del promedio de las últimas cuatro campañas.

“Si consideramos que los niveles de fósforo en la mayoría de los suelos de la Región Pampeana se encuentra en niveles inferiores al umbral de respuesta a la fertilización, podríamos pensar que con estas condiciones de precios podemos utilizar dosis de fertilizantes
para Fósforo y Azufre, tanto de reposición como de enriquecimiento para realizar correcciones de los niveles de estos nutrientes en los suelos y mejorar su calidad”, destacó Ma. Fernanda González Sanjuan, Gerente Ejecutiva de la entidad.

En resumen, la problemática ambiental y de rendimientos estancos asociados a la soja, no son producto del cultivo en sí mismo, sino que son consecuencia de no usar correctamente el paquete tecnológico disponible: rotación de cultivos, tecnología de fertilización (qué
nutriente, en qué momento y dosis) y buenas prácticas agrícolas.

“En la campaña actual las condiciones están dadas para realizar el cultivo de soja apuntando a altos rendimientos, de manera sustentable, reponiendo los nutrientes y obteniendo los resultados económicos esperados”, concluyó Pablo Pussetto.

X