Negocios Agropecuarios - Venta de Hacienda - Corretaje de Cereal - Servicios Financieros - Transporte - Rosgan

Cumbre en la Bolsa para pedir que exportadores dejen de cobrar la cláusula Monsanto

Ayer se realizó una reunión cumbre de productores, cooperativas, acopiadores y corredores en la Bolsa de Comercio de Rosario para pedir que los exportadores dejen de incorporar la “cláusula Monsanto” en sus habituales compras de granos porque el gobierno nacional anunció que sacará un decreto que establece que el cobro de la biotecnología tiene que hacerse en la venta de semilla y no sobre el grano producido en el puerto. En plata, se trata de u$S 15 por tonelada que se le descuenta al vendedor en caso de que aparezca que entre la soja entregada hay tecnología Intacta RR2 de Monsanto.

Si bien hubo un anuncio oficial, el decreto no salió y en la práctica los exportadores siguen exigiendo la firma de la cláusula para toda la soja que adquieran desde ciudad de Santa Fe al norte del país. Al principio sólo lo exigían Compañía de Granos y ADM-Toepfer, pero hace un mes se sumaron Cargill, Bunge, Dreyfus y Vicentín.

El argumento de los exportadores para convertir a la cadena de agente de pago de Monsanto es que no quieren tener problemas a la hora de entregar la mercadería en el exterior, como ocurrió en el pasado cuando Monsanto bloqueaba descarga de soja RR1 en Europa. Es más, Monsanto todavía sostiene que siguen vigente las dos formas de cobro que estableció para la zona norte del país (dónde vendió la nueva soja), que es en la bolsa de semilla (fue el 70% de las operaciones) y en grano al llegar al puerto.

Pero para los vendedores que se reunieron ayer en la Bolsa el mero anuncio ya tendría que dejar sin efecto la cláusula. Y los más interesados en que eso ocurra son acopios y cooperativas. “El grueso de la cosecha ya fue enviada a los acopios y allí ya se mezclaron granos de distinta procedencia. Entonces, el cargo si se detecta que hay soja RR2 Intacta lo tendremos que afrontar nosotros porque la mercadería ya perdió trazabilidad”, se quejó Raúl Dente, de la Federación Nacional de Acopiadores. “Es más, el procedimiento de análisis de las muestras es irregular porque con sólo encontrar 10% de soja RR2 en el envío te lo cobran a toda la partida. Y además los análisis los están haciendo en laboratorios que no están certificados por Inti”, denunció.

“Así como recomendamos a los vendedores no aceptar la imposición de tales condiciones, requerimos a los exportadores que se abstengan de incorporar la misma en los contratos de compraventa de granos”, dice la declaración conjunta del encuentro al que asistieron dirigentes de Federación Agraria, AFA, Centro de Corredores de Rosario, Coninagro, Sociedad Rural, CRA, Federación de Acopiadores y Cámara Arbitral de Rosario.

En rigor, el presidente de la Rural de Rosario, Gustavo Sutter Schneider, y el titular de la Sociedad Gremial de Acopiadores de Rosario, Arnaldo Moscoloni, le pidieron la semana pasada el espacio al presidente de la Bolsa, Raúl Meroi, para juntar a los sectores vendedores de todo el país con miras a un pronunciamiento en contra de la “cláusula”. La Bolsa –como gesto habilitó el lugar para la reunión- pero no envió representantes, ni fue parte del pronunciamiento. Es que la entidad también tiene a los exportadores adentro y un convenio con Monsanto para analizar las muestras de soja que lleguen a puerto para detectar si tienen tecnología intacta RR2.

Fuente: PuntoBiz

X