Negocios Agropecuarios - Remates de Hacienda y Ganado - Corretaje de Cereal - Servicios Financieros - Transporte - Rosgan

El análisis de calidad obligatorio lo pagará todo el productor.

La Cámara de la Industria Aceitera y el Centro de Exportadores de Cereales (CIARA-CEC) convocaron a representes de la cadena comercial cerealista a una reunión el jueves pasado en Buenos Aires para tratar un único tema que era la obligación de analizar la calidad de cada camión que llegue a puerto o planta, tal como dispuso una flamante resolución del Ministerio de Agricultura de la Nación, y para el que tenían un anuncio que hacer: no van a pagar ni un peso por el costo de análisis que ahora hay que hacer, gasto que se lo trasladarán íntegramente al productor que vendió el grano.

Según le confirmaron a punto biz desde la propia entidad exportadora, “lo que se dijo fue que, tal como se advirtió el año pasado cuando las entidades de la producción promovieron la construcción de un mapa de calidad, eso habría de generar costos adicionales que habrían de recaer sobre el productor”. Y aclararon: “sin embargo, los análisis de calidad sobre los que se liquiden negocios, seguirán siendo sus costos afrontados en partes iguales entre productores y exportadores, como es uso y costumbre del mercado”.

Para tener una idea de los montos que están en juego en la actualidad el volumen de soja que se analiza orilla el 30 % de la producción (la mayoría va a molienda) y ahora tendría que analizarse todo. Un rápido cálculo estima en $200 M el costo extra afrontar por la producción en un radio de 350 km alrededor de Rosario. Y se deben sumar los otros granos.

Desde que el Ministerio publicó días atrás la resolución –que, se sabía, era parte complementaria de la registración obligatoria en Bolsa de todo el comercio de grano de contado, pero que en rigor nadie esperaba que saliera tan pronto- se empezó a debatir sobre los costos de una medida que persigue un fin loable: tener un mapa de calidad de la producción argentina que se exporta y consume.

Incluso, había trascendido que en la Cámaras Arbitrales –las grandes ganadoras a raíz de la avalancha de muestras que tendrán que analizar- analizaban bajar 30% los precios si se concretaba el fuerte aumento de volumen de muestras que se esperaba.

Pero como la resolución oficial no arroja luz sobre quién y cómo deberán hacerse cargo de las facturas por los análisis extra de calidad (como tampoco clarifica en soja qué tipo de análisis es obligatorio) desde el corretaje, el acopio y la producción venían instalando que el costo extra se repartiría 50 y 50 entre comprador y vendedor, como pasa en los análisis que definen quitas o bonificaciones. Pero, confirmando lo anticipado por punto biz, CIARA-CEC fue tajante el jueves: no pagarán nada.

Según pudo saber punto biz, ante la contundencia de la exposición de los aceiteros (con el titular de la entidad Alberto Rodríguez como voz cantante) los productores recularon y señalaron que lo conveniente sería pedir una prórroga de la entrada en vigencia, pese a que ya rige. Es más, a pedido de los exportadores, los productores también aceptaron ponerse a debatir pronto alternativas para realizar el mapa de calidad de granos que fuesen menos onerosas. Es de esperar que si los exportadores no pagan ni un peso, el resto de los compradores de granos (avícolas, ganaderos, tamberos, feedlots,etc) tampoco lo hagan.

Enterados de esta situación (y como también deben aclarar algunos puntos), la Secretaría de Agricultura empezará hoy una ronda de consultas reservadas con actores del negocio con vistas a convocar a una reunión multisectorial hacia el fin de semana.

Fuente: Punto Biz

X