Negocios Agropecuarios - Venta de Hacienda - Corretaje de Cereal - Servicios Financieros - Transporte - Rosgan

El gobierno se planta frente a exportadores por el análisis obligatorio de Calidad de los granos

No cayó para nada bien en el gobierno el anuncio de los exportadores de que no pagarán ni un peso del costo del análisis de calidad de todos los granos que llegan a puerto y planta, como obliga una reciente resolución de Ministerio de Agricultura, provocando así que todo el financiamiento de la medida recaiga sobre el bolsillo del productor que vendió y envío la mercadería.

Son muchos millones de pesos los que están en juego. Es que en la actualidad, se analiza calidad en el 50% del trigo y maíz y algo más del 30% en soja. Y los exportadores (reunidos en CIARA-CEC) anunciaron la semana pasada -amparándose en que lo habían avisado desde que a mediados del año pasado se empezó a analizar la propuesta del gobierno- que sólo seguirán afrontando la mitad del costo de análisis, como es costumbre en el negocio, cuando sean análisis sobre los que se liquidan negocios. Lo extra, va por cuenta entera del productor, quienes al enterarse de la postura compradora empezaron a hablar de pedir una prórroga en la resolución ya vigente.

Precisamente, según pudo saber punto biz, al secretario de Agricultura, Gabriel Delgado, que ayer estuvo en Oliveros (Santa Fe), no le gustó el tono de la postura exportadora y tiene decidido no dar esa prórroga que piden los productores. Ni tampoco buscar un camino alternativo para cumplir con la resolución, que insiste está vigente. Para el único caso que están evaluando algún cambio es para reducir el costo de análisis, en los llamados en la jerga “consumos”; esto es feedlots, avícolas, plantas de balanceados, productores de cerdo y molinos harineros. Para ellos se está evaluando una fórmula del 4 por 1 (esto es, hacer el análisis en un camión cada cuatro que llegan y no en todos, como pide la resolución). Con respecto a las queja de los productores por el costo, Delgado también tiene un argumento: a los más chicos, que serían los más afectados, ahora les devuelven las retenciones.

Con este mensaje, Delgado recibirá hoy a las 11 en Buenos Aires a los presidentes de las Cámaras Arbitrales de Rosario, Buenos Aries, Santa Fe, Bahía Blanca, Entre Ríos y Córdoba. Si se atienen a lo definido hace quince días en Córdoba, las Cámaras llegan a la reunión con un mensaje de apoyo a los fines de la resolución (hacer mapa de calidad) y si bien tienen una agenda de preguntas por falta de precisiones en la normativa, no pedirán una prórroga. No obstante, en el medio de ambas reuniones apareció el posicionamiento de CIARA-CEC y habrá que ver si los exportadores que tallan en las Cámaras no metieron la cola y se cambia el discurso.

En la reunión de hoy, Delgado quiere poner sobre la mesa la idea en danza de que en la medida que se concrete la avalancha de muestras en laboratorios, se concrete una rebaja en los precios del 30% (en Rosario sale $207 y en Buenos Aires $180) y además –como el análisis obligatorio es comercial (que en soja es ver si tiene grano verde o partido)- también ver si con el monto de dinero extra que recibirán las cámaras no se puede también tomar conjuntos de muestras (no a todo) y sobre ellos pagar una análisis de calidad de soja (proteínas y aceite) que sirva para saber, estadísticamente, cómo es la calidad de la oleaginosa argentina.

Finalmente, en el encuentro Delgado también buscará encontrar en las Cámaras un aliado para instalar el discurso de que esta medida no se tomó para que ellas hagan un negocio bárbaro sino para conocer a ciencia cierta la calidad de lo que el campo argentino produce.

X