Negocios Agropecuarios - Venta de Hacienda - Corretaje de Cereal - Servicios Financieros - Transporte - Rosgan

El Gobierno y el campo: Más ejemplos y menos palabras

En el Congreso de Aapesid volvieron a hacerse oír las demandas del agro hacia el Gobierno nacional para que no se trabe la rueda de la producción.

 

Con unos comicios primarios este domingo, que servirán para instalar a los candidatos que serán votados en octubre para ir al Congreso, la agenda del agro sólo envía señales desde algunos postulantes del abanico opositor. Desde esta vereda advierten sobre la falta de rentabilidad, la pérdida de competitividad y el estancamiento productivo, y hasta abogan por una merma de las retenciones mientras el Gobierno ahora también dibuja estadísticas agropecuarias, como la de la cosecha de maíz.

En el interior de la cadena, como se observó esta semana en el concurrido congreso de Aapresid, se levantan señales amarillas respecto de la evolución del motor rural. Para diferentes analistas, el escenario macro deberá acelerar señales para neutralizar impactos negativos de mayor calibre en el nivel de actividad y en el empleo. Se sabe que el agro, en sus diferentes variantes, es el inyector que dinamiza al resto, incluida a la industria y el comercio.

Aunque los congresos de Aapresid están diseñados con la idea de hacer prospectiva sobre asuntos de largo plazo y motivar a asesores y productores en una reflexión sobre diferentes planos, los datos de la coyuntura, como nunca, no fueron soslayados en esta oportunidad.

Desde la demanda de plantear desde las provincias un nuevo federalismo fiscal, que contribuya con la dotación de infraestructura para apuntalar el desarrollo, hasta las tribulaciones económicas de los productores tranqueras adentro y el poco transparente funcionamiento de los mercados.

Un funcionario de segundo orden, pero funcionario nacional al fin, como el caso del secretario de Agricultura Lorenzo Basso, pasó por Aapresid. Algo que no había ocurrido en la tribuna de la Rural de Palermo.

Según Basso, en un contexto internacional con diferentes barreras, el Gobierno contribuyó con la apertura del mercado chino para el maíz y con la autorización de nuevos eventos en semillas. Opinó que los instrumentos de políticas de Estado demandan articulación público privada, mientras admitió “luces amarillas” en el frente productivo, en materia de sustentabilidad, debido 
al desbalance de la canasta agrícola.

Pero, como las decisiones están en otro lado del Ejecutivo, no avanzó en otro tipo de potenciales anuncios. El titular de Aapesid, César Belloso, no se privó de apuntar que la cuestión de la sustentabilidad en el agro no depende sólo de los productores por más que estos están llamados a un “cambio cultural” en diferentes etapas: producción primaria, industrialización, distribución, consumo y desechos (residuos que quedan al cabo de todos los procesos).

“Necesitamos más y mejores ejemplos, menos palabras”, enfatizó Belloso, en un mensaje que planteó demandas concretas hacia el Gobierno nacional, en una larga lista que incluyó rebajar las retenciones y revisar la carga impositiva.

X