Negocios Agropecuarios - Venta de Hacienda - Corretaje de Cereal - Servicios Financieros - Transporte - Rosgan

El trigo, afectado por fusarium

En la presente semana, la región pampeana vivió jornadas complicadas por las copiosas lluvias ocurridas sobre buena parte de la zona productiva. En tal sentido está involucrada la parte del sudeste de Córdoba, el nordeste de La Pampa, gran parte de la zona núcleo, también la provincia de Entre Ríos y el centro-oeste bonaerense.

Con la recurrencia que observan estos eventos pluviométricos y los días inestables son pocas las posibilidades de realizar tareas a campo, por lo que las siembras de grano grueso se van retrasando. Este ambiente húmedo también potencia la incidencia de enfermedades sobre granos de invierno, que ahora van entrando a las etapas reproductivas (floración-llenado de grano).

Con la posterior estabilización de las condiciones climáticas observada con el avance de la semana, se fueron retomando las actividades sólo en campos altos o donde las lluvias fueron escasas.

En la provincia

Traslasierra. Sólo cayeron lloviznas y lluvias aisladas de escasos aportes, de no más de siete milímetros. De todas maneras, los acumulados pluviométricos en lo que va de octubre no están mal, con entre 90 y 100 milímetros.

En secano, los campos de pastoreo van rebrotando bien, especialmente las especies megatérmicas que se van posicionando con buen vigor. Se van preparando las superficies que recibirán la siembra de granos de verano, habiéndose ya instalado algunos lotes de maíz. En el caso de que ese grano cuente con riego, los lotes muestran una altura cercana a los 30-40 centímetros.

Cruz del Eje. Hubo inestabilidad, pero no lluvias que aportaran el agua que ahora necesitan los suelos y producciones e marcha. Las condiciones térmicas mostraron algunas fluctuaciones, pero sin llegar a extremos anormales. En la medida que lo permitan las condiciones climáticas se hacen cortes de alfalfares para reservas y se siembran granos de estación. Los campos de pastoreo muestran un lento pero paulatino repunte.

Norte. En esta semana comenzaron a escasear las lluvias; sólo en el departamento Ischilín hubo eventos para mencionar, con aportes entre 15 y 35 milímetros. En el resto de los departamentos no hubo registros. En Jesús María y Gran Paz cayó granizo acompañado por contados milímetros de lluvia. De todos modos la situación del área no es problemática, dado que el progreso se sostiene con las lluvias ocurridas en las semanas anteriores. Según posibilidades que brinda cada campo y la estrategia de cada productor se van encarando las siembras de verdeos de verano y las de grano grueso.

Este. Las lluvias de esta semana fueron afortunadamente escasas, dado que ahora se necesita recuperar a los suelos de los excesos, con anegamientos, planchado de superficie y barro, generados por las copiosas lluvias de las semanas anteriores. De todas maneras hay muchos campos todavía con agua en superficie o piso muy complicado, donde no se puede pensar en recuperarlos a muy corto plazo (zonas de Castelar, Alicia, La Varillas) a la actividad productiva.

En campos normales, ahora se va sembrando soja, aunque algunos productores prefieren no apurarse. Lo mismo ocurre con el sorgo, y queda el maíz ya pospuesto para diciembre. El trigo que no se inundó anda muy bien, pero van apareciendo y avanzando las enfermedades, ahora hay bastante incidencia de fusarium.

Zona centro. Parecido fue el panorama meteorológico que involucró a la zona de Río Primero y ciudad Capital, donde sólo hubo algunas lluvias muy escasas y de errática distribución espacial.

De todas maneras, la inestabilidad del tiempo impidió acelerar las siembras y la realización de las labores, situación que se comenzó a normalizar con el progreso de la semana. En la zona del departamento Santa María, el tiempo se mantuvo bastante inestable, pero sin que ocurrieran lluvias.

En Río Segundo tampoco hubo precipitaciones generalizadas, sólo se consignan algunos registros para sitios muy aislados y puntuales. En Tercero Arriba la inestabilidad entregó lluvias menores del orden de los cinco a 18 milímetros. En el departamento San Martín cayeron entre 20 y 30 milímetros, pero hacia localidades del sur los guarismos ascendieron hasta los 60.

En este escenario, poco es lo que se pudo avanzar con las labores y las siembras, sólo algunas pocas superficies pudieron ser reincorporadas a las actividades del momento. Lo que se pudo instalar de maíz, ahora progresa bien, hay lotes que muestran plantas con 2 y 3 hoja y una altura promedio de 10 centímetros.

El trigo se encuentra en llenado de grano, pero con bastantes problemas generados por diversas enfermedades fúngicas. La oferta de forraje no ofrece mayores inconvenientes.

Zona núcleo. En los departamentos Marcos Juárez y Unión volvieron a ocurrir lluvias de elevados milimetrajes (Marcos Juárez, 44 milímetros; Laborde, 70; Monte Maíz, 87; Camilo Aldao y Corral de Bustos, más de 110) que siguen complicando y ampliando, según los casos, la difícil situación que atraviesan los productores locales. Es considerable la proporción de campos inundados y con problemas que los dejan fuera de la actividad por bastante tiempo más.

En los trigos y cebadas se han incrementado las enfermedades fúngicas, la última que apareció es el fusarium. Hay muchos lotes perdidos por quedar bajo agua. Tampoco se pudo avanzar en la siembra gruesa, hay maíces muy sufridos que posiblemente se deban resembrar o cambiar a soja.

Sur. En el área del departamento Río Cuarto las lluvias fueron dispares: desde dos milímetros en Berrotarán hasta 80 en San Basilio. También hubo caída de granizo pero, aparentemente, sin causar daños importantes. Los suelos están recargados y permiten un buen progreso del maíz.

Informe elaborado por el Instituto de Clima y Agua del Inta Castelar, con la colaboración de las AER y EEA del Inta, SMN y delegaciones Magyp de la región.

X