Negocios Agropecuarios - Venta de Hacienda - Corretaje de Cereal - Servicios Financieros - Transporte - Rosgan

En soja, la experiencia le gana a la falta de lluvia

Estamos, como dijimos en varias oportunidades, en el inicio avanzado de otra campaña de granos que, como se sabe, viene complicada debido a las inclemencias del tiempo. Hoy, la falta de lluvias en tiempo y forma y las altas temperaturas están haciéndole pasar un mal momento al productor que ya inició la siembra de granos.

Lo cierto es que a pesar que durante el transcurso de esta semana las lluvias aparecieron con más intensidad y frecuencia en diferentes zonas de producción de granos en la provincia, las fechas óptimas de siembra se encuentran pasadas en cuanto a la soja y los lotes sembrados tempranamente en general sufrieron la dureza del clima . En la mayoría de los casos hubo que resembrar, por lo que los resultados a futuro de la cosecha sufrirán disminuciones importantes, más aun si el tiempo no acompaña hasta la finalización del ciclo de cultivo. Esto es sin duda lo que nadie espera, pero el clima muchas veces es imponderable.

Es importante destacar que, en general, el productor tucumano ya trae un arrastre de la campaña pasada de problemas financieros y económicos, que vinieron de la mano de lo que sucedió con el clima. De manera que los resultados de la actual campaña son importantes para el futuro inmediato del sector.

Tucumán, y el resto del NOA, están dependiendo en gran medida de lo que pueda sucede. Pero igualmente nunca se debe dejar de lado un análisis profundo de lo que pasó y pasará en el negocio agropecuario con los costos, rendimientos productivos y las rentabilidades financieras.

En un trabajo realizado el año pasado, los Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (CREA) dieron a conocer un informe nacional sobre la caída de rendimiento en los cultivos de verano. En esa evaluación que incluyó a más de 100 asesores de grupos CREA, que representan a más de 1.000 productores del país, se hablaba de una caída de más de un 20% de la producción de soja. Además, reflejó que la zona más castigada era la del NOA y el Chaco Santiagueño, ambas con pérdidas de producción potencial de alrededor de un 50%, que en algunos casos se revirtió por la aparición de lluvias a fines de los ciclos de cultivo.

Si hablamos de números, los rendimientos de la producción 2011/2012 del NOA fueron los peores que se recuerdan. Muchos productores afirman que los resultados de esta campaña son más desastrosos que los de la campaña 1988/89.

Según lo que se analizó al finalizar la campaña pasada, los que más saben de estos temas afirmaron que los rendimientos promedios de soja en el noroeste, salvo pequeñas islas en el sur de Tucumán y en el norte de Salta (extremo norte), se ubicaron en el orden de los 1.200/1.300 kg/ha, y se encontraron resultados con valores que llegaron a 2.500/2.700 kg/ha, sobre todo en algunos casos en el sur provincial. Es más, hubo campos o vastas zonas con rindes muy por debajo de los 1.000 kg/ha.

Siempre hay que aprender

Los técnicos afirman que la campaña pasada fue para olvidar, pero se debe aprender de todo lo que pasó para no cometer algunos errores que después son muy difíciles de revertir. Los resultados de la campaña pasada deben servir para la actual, que en un principio se muestra similar a la de 2012, con la sequía temporal en diferentes zonas como protagonista.

Por ello, no se deben olvidar los resultados recientemente obtenidos y en diferentes lotes de soja, que tuvieron distintos comportamiento según cómo se manejó el lote con cultivos antecesores.

La rotación de todos los campos y en todas las zonas con maíz se reportaron casos de establecimientos que rotan la soja y el maíz en un 50% y que con escasos 300 mm, lograron 1.800 kg/ha de soja, mientras que, alambre de por medio, directamente no se cosechó el mismo grano.

Por otro lado, los peores antecesores de esta campaña fueron los lotes sin barbechos invernales, que llegaron muy sucios a la siembra, dejando los perfiles secos, los cuales no se pudieron recargar debido a las escasas lluvias del período octubre-diciembre.

El comportamiento climático actual es parecido al de la campaña pasada, por lo que lo comentado líneas arriba debe servir -a la hora de tomar la decisión final- para evaluar los beneficios de un manejo sustentable de producción, en lotes destinados a los cultivos de granos.

X