Negocios Agropecuarios - Venta de Hacienda - Corretaje de Cereal - Servicios Financieros - Transporte - Rosgan

La baja calidad de los cultivos puede intoxicar al ganado.

Ante la caída de precipitaciones en distintas zonas del sudeste bonaerense, tras un período marcado por el déficit hídrico y las altas temperaturas, el INTA Balcarce –Buenos Aires– advirtió que la baja calidad en diferentes cultivos de verano destinados a pastoreo podría generar intoxicaciones en los rodeos ganaderos.

Las lluvias registradas en los últimos días y el estrés hídrico favorecen la acumulación de altos niveles de nitratos y ácido cianhídrico en cultivos como maíz y sorgo, entre otros, que además de depreciar su calidad pueden generar efectos fatales en las vacas: impiden que el oxígeno sea transportado en sangre a los tejidos.

De acuerdo con Germán Cantón, técnico de esa unidad del INTA, “la ingesta de altas concentraciones de esos compuestos por parte de los animales, ocasiona dificultad y aumento de la frecuencia respiratoria, babeo, descoordinación, temblores musculares, convulsiones y muerte”. De hecho, agregó el técnico, “los episodios agudos se manifiestan con la muerte súbita dentro de las cuatro horas de iniciado el consumo”.

Cuadros similares pueden presentarse por la acumulación de ácido cianhídrico en forrajes verdes de distintos tipos genéticos de sorgos, incluso con alturas de planta superiores a los 40-50 cm y con 7-8 hojas desarrolladas.

Asimismo, Cantón detalló que “en animales preñados pueden observarse abortos, pudiendo ocurrir varios días después”. No obstante, si los signos se detectan a tiempo, el asesor veterinario debería tratarse con la aplicación endovenosa de una solución de azul de metileno.

La ingesta de altas concentraciones de compuestos por parte de los animales, ocasiona dificultad y aumento de la frecuencia respiratoria, babeo, descoordinación, temblores musculares, convulsiones y muerte.

Cómo prevenir la intoxicación

Aunque esta situación se revertiría con la continuidad de mejores condiciones meteorológicas, el especialista dio a conocer estrategias y recomendaciones de manejo para preservar la sanidad de los animales y no comprometer la productividad.

Ante la imposibilidad de monitorear la concentración de nitrato en las plantas, la propuesta es permitir que algunos animales de bajo valor consuman esos forrajes y luego observar su comportamiento durante las primeras seis horas de pastoreo. “En base a su evolución se decidirá pastorear con el resto de los animales”, explicó Cantón, quien destacó que no debe pastorearse con animales hambreados: “La intoxicación se produce más por la velocidad de consumo que por la cantidad de nitrato en la planta”.

También aclaró que debe evitarse el ingreso de animales inmediatamente después de las lluvias, debido a que en esos momentos se registra el mayor nivel de nitrato. En cambio, indicó la conveniencia de pastorear por la tarde, ya que a esa hora disminuyen las concentraciones acumuladas durante la noche.

A su vez, el técnico subrayó la importancia de ajustar la cantidad de animales para permitirles seleccionar qué comer: “El consumo con una carga no muy elevada permitirá que los animales elijan las hojas, que tienen menor concentración de nitrato que los tallos”.

Cantón sugirió realizar pastoreos de una o dos horas durante los primeros días, aumentando el tiempo en la primera semana para permitir que la flora ruminal se acostumbre a la alta concentración de nitrato y pueda metabolizarlo. Además, aconsejó el encierre nocturno.

X