Negocios Agropecuarios - Venta de Hacienda - Corretaje de Cereal - Servicios Financieros - Transporte - Rosgan

La mayor producción de maíz obliga a crear más negocios de transformación del cereal

CÓRDOBA. La Argentina tiene una producción de maíz que excede “largamente” lo que demanda el mercado interno. En los últimos años, el país exportó en promedio unos 18 millones de toneladas anuales del cereal. Un estudio de los economistas del Ieral Juan Manuel Garzón, Nicolás Torre y Valentina Rossetti enfatiza que contar con excedentes es una “gran oportunidad” para transformarlos en proteínas animales, alimentos, insumos de base industrial o etanol.

El excedente registrado en el ciclo 2014/2015 muestra una disponibilidad interna de maíz de 2,33 veces la necesidad doméstica (por uso industrial y en alimento de animales de producción), lo que deja un saldo exportable de 18 millones de toneladas al año.

La oferta interna -estiman los autores del informe- tiene la posibilidad de expandirse a una tasa mucho más rápida que la del consumo en los próximos años. El maíz implantado durante las campañas 2012/13-2014/15 representó, en promedio, solo el 21% de las 29 millones de hectáreas que cuenta el país con buenas condiciones para ser sembradas con cultivos extensivos estivales (soja, maíz, sorgo, girasol y maíz); la superficie restante fue para soja (69%), girasol (5,1%), sorgo (3,5%) y maní (1,5%).

“No hay riesgo de desabastecimiento y se cuenta con la ventaja competitiva de disponer de una materia prima a muy buen precio”, indica el documento al que accedió La Nación, y que advierte que para atraer inversiones -además de excedentes- se requieren energía, infraestructura de transporte, financiamiento de largo plazo, acceso a mercados externos y marcos regulatorios estables.

En la Argentina, unos 43 departamentos de provincias generan más del 95% del excedente. Todos producen un volumen anual de maíz que supera, al menos, en más de 150.000 toneladas el consumo en la zona. De este grupo hay una decena que se destaca por superar la demanda en unas 500.000 toneladas al año. Se encuentran en Córdoba, Santa Fe, Santiago del Estero y Buenos Aires.

En la actual campaña, el área sembrada con maíz aumentó, por lo que habrá alrededor del 20% más de producción. En ese contexto, el excedente registrará un fuerte salto; pasaría de 18 millones de toneladas a 22/23 millones de toneladas.

Los economistas señalan que el potencial de crecimiento de la producción del cereal es muy grande, tanto por mejora de productividad como por aumento de área, aunque advierten que se requiere de un cambio en el sistema de producción que practique una rotación de cultivos con mayor participación del maíz.

En un ejercicio de simulación donde se lleva el área maicera al 30% en todos los departamentos productores surge que la producción escalaría a más de 50 millones de toneladas bajo rindes normales. En este caso, y suponiendo consumo local constante, el excedente llegaría a 41 millones de toneladas.

“Se abriría una posibilidad enorme para potenciar todos los negocios de transformación que hoy se desarrollan y para otros nuevos que la creatividad de los actores del sistema puedan imaginar y llevar adelante”, dijo Garzón.

Sólo en siete de las 20 provincias con consumo para bioetanol hay un déficit de maíz. Son Entre Ríos, Mendoza, Río Negro, San Juan, Neuquén, Corrientes y La Rioja. Entre todas suman 950.000 toneladas. Un faltante “muy pequeño” en relación al excedente neto argentino.

Fuente: La Nación

X