Negocios Agropecuarios - Venta de Hacienda - Corretaje de Cereal - Servicios Financieros - Transporte - Rosgan

La reforma bursátil en la Argentina ampliará su mercado de capitales.

Los analistas y operadores locales esperan que la reforma del mercado de capitales que impulsa el gobierno podría atraer a nuevos inversores y darle más dinamismo a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires (BCBA).

Si bien tomaron con inquietud e incertidumbre el anuncio de la presidente Cristina Fernández de Kirchner, la mayoría considera que es necesaria una adecuación a los tiempos que corren, aunque tienen dudas sobre cómo se implementará la nueva norma que actualizará la Ley de Oferta Pública número 17.811, que regula al sector, sancionada en 1968.

La primera reacción al anuncio fue negativa: el índice Merval cayó un 3,60%. Sin embargo, la mayoría de los expertos consultados por Sala de Inversión América coinciden en que, en la práctica, los cambios no son muchos y que es necesaria una reforma. Además, consideran que la aplicación de la nueva ley podría aumentar el tamaño del mercado local y atraer a nuevos inversores.

La iniciativa oficial planea eliminar la autorregulación del sector bursátil, establecer la fiscalización estatal permanente, orientar las inversiones al sector productivo y desmutualizar la actividad de los agentes de Bolsa.

Si el Congreso aprueba la norma, el mercado pasará a ser reglado por la Comisión Nacional de Valores (CNV), que tendrá más atribuciones de control. Además, los agentes y sociedades de Bolsa podrán operar sin ser accionistas del Mercado de Valores, tal como sucede en la actualidad.

“No existe en ningún mercado de capitales importante del mundo un esquema en el cual los agentes que operan se controlan y sancionan a sí mismos”, defendió ayer la iniciativa el ministro de Economía, Hernán Lorenzino.

En tanto, el presidente de la CNV, Alejandro Vanoli, afirmó que “la idea es que el ahorro esté mejor invertido y que la economía crezca, es decir, que el ahorro de los argentinos esté bien invertido y protegido”.

Los especialistas hacen hincapié en que apenas conocen el proyecto por los trascendidos de prensa y, por eso mismo, no son capaces de analizar en profundidad los cambios que se avecinan. Pero en líneas generales, coinciden en que la reforma es similar a la que ya realizaron los mercados de los Estados Unidos, Londres o Brasil.

“Que tenía que cambiar, no hay dudas. El tema es cómo y quién lo hace. Según el proyecto, lo hará la CNV con un know how que hoy no tiene. Y hay que ver también quién va a garantizar las operaciones, quién va a liquidar, quien va a operar, quien va a abrir la cuenta, y qué requisitos se van a pedir para poder invertir”, indica Santiago Llul, director de Futuro Bursátil Sociedad de Bolsa.

En tanto, un analista señala que “hay que ver si la ley no da lugar a mayores controles, y si no alentará las cotizaciones de empresas vinculadas al gobierno, por ejemplo. El poder lo va a tener la CNV. Habrá que ver en función de qué se va a sancionar a una empresa”.

Este año, el Congreso aprobó la estatización de la petrolera YPF (YPF) y el gobierno aumentó la regulación del sector bancario. Incluso, dispuso que una parte de los depósitos de las entidades financieras sea destinada a créditos productivos.

“El gobierno continúa incrementando el riesgo sistémico a nivel local, y eso desalienta la entrada de capitales y presiona aún más la salida”, dispara Ariel Squeo, director del Instituto de Capacitación Bursátil (ICB).

En tanto, en la consultora Research for Traders creen que la ley “afectará más a las acciones que a los bonos soberanos, dado que habrá una mayor injerencia del Estado Nacional sobre varias empresas argentinas”.

Sin embargo, varios especialistas ven con optimismo algunas partes del proyecto. “El mercado local está con respirador artificial”, asegura Federico Fiscella, administrador de carteras de la sociedad de Bolsa Rosental.

En efecto, la plaza local tiene cada vez menos liquidez, menor cantidad de participantes y menos profundidad. “El proyecto abre el juego a nuevos participantes y es mejor que el mercado se abra porque beneficia a todos”, señala.

El analista está de acuerdo con la idea de federalizar el mercado que se desprende del proyecto de ley. “Al acercar al operador de bolsa al inversor, plazas como las de Mendoza o Córdoba, que tienen potencial porque operan en sectores con alto poder adquisitivo, se unirían al sistema porque uno de los puntos centrales para que la gente se decida a invertir es que existan nexos de confianza entre el agente y el inversor, y es algo difícil de lograr desde el interior del país”, destaca.

Otro experto que prefiere no ser nombrado indica que “al inversor minorista lo van a tentar si el mercado es más grande, más liquido y tiene profundidad”.

En ese sentido, el proyecto pretende dotar a la CNV de facultades para crear y autorizar nuevos instrumentos que permitan captar el ahorro de los que están afuera del sistema, y propiciar que el ahorro tenga una adecuada canalización.

Una fuente del mercado asegura que “actualmente, no hay instrumentos en el mercado para el inversor. Entonces, con esta reforma, habrá mayor flexibilidad, más herramientas y más transparencia de protección del inversionista. En una palabra, el resultado será un mercado más dinámico y competitivo”.

 

Fuente: Sala De Inversion

X