Negocios Agropecuarios - Venta de Hacienda - Corretaje de Cereal - Servicios Financieros - Transporte - Rosgan

Home Los Precios Pizarra

Antecedentes
La idea de reflejar los precios, por entonces físicamente en una “pizarra”, se remonta a los inicios de la organización granaria. Los sectores de la comercialización encomendaron a las Cámaras Arbitrales la organización de esta función, por su carácter técnico y su composición plurisectorial. Es por ello que las Cámaras no fijan los precios; éstos surgen de la información que proporcionan los operadores y de la determinación que realizan los representantes de los sectores.

Los precios pizarra nunca fueron precios oficiales ni obligatorios. Su función básica fue siempre la de hacer público el nivel de precios del mercado, con dos aplicaciones concretas: (a) Constituirse en una referencia para los contratos “a fijar precio”; y (b) Servir de referencia para liquidar excedentes, faltantes, anulaciones, etc.

Funcionamiento
En la actualidad, esta función, cumplida por las Cámaras Arbitrales en su ámbito natural de afluencia, está reglamentada por el Decreto PEN Nº 1058/99. El Decreto fija las pautas generales para la información pública de los precios. Para darle mayor transparencia, luego de tres extensas reuniones en las que participaron representantes de la producción (CARBAP, Sociedad Rural Argentina y CONINAGRO) y del comercio (acopiadores, corredores, exportadores e industriales) la Cámara Arbitral de Buenos Aires definió las pautas que guiarán la función de la Comisión para la determinación de dichos precios.

A consecuencia de las normas del Decreto y las que los propios sectores determinaron, el sistema se rige por las siguientes pautas:

  • Los precios son fijados por una comisión de representantes de los sectores, designados directamente por cada una de las entidades que los agrupan.
  • Esta Comisión se integra equilibradamente, con representantes de la oferta (producción, cooperativas y acopio), la demanda (industria aceitera, exportación, molinería) y la intermediación (corretaje). En los casos en que la Comisión no está integrada por al menos un representante de cada sector, no se informan precios.
  • Los precios informados son orientativos. No son precios “oficiales” ni obligatorios, ni tampoco pueden interferir en el proceso de formación del precio, que surge naturalmente del libre juego de oferta y demanda. Por eso, los precios son históricos y se publican recién al día siguiente.
  • La comisión encargada de fijar los precios se nutre de la información que le proporcionan los operadores o de la que obtiene de los recintos de operaciones. Sin perjuicio de ello, cada entidad puede recibir de sus asociados y transmitir a la Cámara la información referida a operaciones realizadas en condiciones cámara.
  • Los precios reflejan sólo negocios efectivamente realizados. Cuando no se conocen operaciones concretas para un determinado producto, no se informa precio. En estos casos, las partes puedan solicitar a la Cámara que, a modo de arbitraje, establezca el precio para cada contrato en el que se necesite fijar un precio.
  • De común acuerdo con todos los sectores, se establecieron claramente las condiciones de los negocios que se reflejan en la pizarra: entrega inmediata, pago al contado (excepto el trigo “artículo 12”), condiciones cámara y radio de entrega no mayor a 70 kms. No se toman en cuenta operaciones especiales: negocios de cobertura, de cantidades o calidades especiales, con operadores no habituales o en condiciones que difieran del mercado general.
  • Las operaciones realizadas a través del Mercado a Término se evalúan, siempre que sean asimilables a la condición general (entrega inmediata y pago al contado) y no se trate de posiciones técnicas o arbitrajes meramente especulativos.
  • La Cámara ha abierto un registro a fin de que cualquier operador, sea del sector que fuere, pueda informar los negocios que ha realizado, para que sean evaluados por los integrantes de la Comisión a los fines de la determinación del precio. Esa información puede hacerse llegar a la Cámara por teléfono, fax o correo electrónico.
  • Se admite la “protesta” (pedido de reconsideración) de un precio y se flexibilizaron las condiciones para hacerlo.

Debilidades
A pesar del esfuerzo de las Cámaras, la mayor debilidad que muestra el sistema es la falta de cooperación de algunas entidades y de muchos operadores.
a) La proporción de operaciones declaradas es baja: aproximadamente se informa el 2% del comercio total de granos, lo que implica que la información de base sobre la cual se deciden los precios de pizarra es poco representativa.
b) El número de operadores que participan es escaso.
c) Las entidades de productores (a excepción de CONINAGRO) no han designado representantes para la Comisión de Precios de Buenos Aires, a pesar de los insistentes pedidos de la Cámara.
d) Hay mercados de compra en el interior que no son registrados por las pizarras al estar a más de 70 kms. de distancia del Puerto de referencia, por lo que se pierde aún más información.

Fortalezas
La mayor fortaleza que tiene el procedimiento para la fijación de precios es, al mismo tiempo, una de sus debilidades: es un sistema en el que la responsabilidad de su funcionamiento eficaz está en manos de los operadores. Las “reglas de juego” son claras y transparentes, y permiten que el precio resultante sea una referencia adecuada; pero ello depende de la información que se aporte y de la participación de los sectores. En efecto:
a) Las Cámaras “administran” la función, prestando su ámbito y ofreciendo la infraestructura necesaria para que los sectores, a través de sus representantes, determinen los precios.
b) Las reglas han sido establecidas por consenso entre todos los sectores; y por lo tanto pueden estudiarse todas las modificaciones que cualquier sector proponga, con miras a adecuarlas o perfeccionarlas.
c) La eficacia del sistema depende de los propios operadores: si éstos brindan información de sus negocios y participan en la Comisión de precios, el resultado sería un precio mucho más representativo. Por ello, es imprescindible que los productores se interesen y ejerzan sus derechos a informar y participar.
d) Queda claro que el precio, al ser histórico, no forma el mercado y sólo indica orientativamente los valores a los que se comercializó un producto.
e) El precio es indicativo de una condición de negocio delimitada en forma precisa y públicamente conocida.

Comentarios finales
Las pizarras cumplieron y cumplen aún hoy un rol importante en la comercialización. Tan así es, que hasta la fecha no ha podido encontrarse un sistema mejor para brindar -especialmente al sector de la producción- la información del mercado.

Actualmente, las tecnologías de comunicación podrían reemplazar a las pizarras. Pero en los sectores de productores más pequeños, con menor acceso a la información, los precios pizarra constituyen una razonable orientación de los precios del mercado y para determinar el valor de los “contratos a fijar”. En este último punto, sin embargo, es necesario recordar que los productores no están obligados a fijar precio por la pizarra, sino que pueden pactar otras referencias para la fijación (Mercados a Término u otros).

Con todo, hay una tendencia creciente a usar cada vez menos a las pizarras en las negociaciones. El aumento del almacenaje en origen y el acceso a la información seguramente generarán sistemas de fijaciones de precios acordes con las nuevas formas de comercialización. Con relación a la información, las Bolsas diariamente emiten una gacetilla sobre las operaciones realizadas, que detallan mas ampliamente el espectro de negocios realizados el día anterior.

La clave, en definitiva, es tomar conciencia de las limitaciones propias del sistema de precios pizarra y utilizarlo de manera racional:
a) Como una mera referencia histórica;
b) Para negocios “a fijar”, cuando se considere apropiado entre todas las alternativas que hoy están disponibles.

Desde otro ángulo, la manera de fortalecer el sistema es asumiendo una mayor participación en la determinación de los precios y aumentando el volumen de información que se brinda a las Cámaras.

X