Negocios Agropecuarios - Remates de Hacienda y Ganado - Corretaje de Cereal - Servicios Financieros - Transporte - Rosgan

Por el granizo de los últimos días se perdieron 70.000 hectáreas

El efecto del cambio climático se sintió en loas últimos días en la zona núcleo donde la fuerte caída de granizo y agua, provocó la pérdida de 70.000 hectáreas de soja, maíz y trigo. El cereal fue el que llevo la peor parte dado que estaba a punto de cosecharse.

Según un informe relevado por la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR); la tormenta dejó una franja de devastación con lotes 100% perdidos de sojas, maíces y trigos que aguardaban la cosecha.

Las localidades más afectadas fueron: San Gerónimo, Arequito, Carcarañá, Casilda, Pujato, Roldán, Funes, Tambúes y Andino, entre otros.

En el caso del trigo 10.000 hectáreas quedaron en el camino. Esto significa una producción de 40.000 toneladas que no llegaran al circuito comercial.

Por el lado de la soja, que estaba en plena etapa de siembra son 50.000 hectáreas las afectadas. Para éstas se esperaba un rendimiento promedio de 3 quintales por hectárea. Lo que se hubiese significado una cosecha de 150.000 toneladas.

Por el último el maíz tuvo pérdidas que rondaban los 7.000 a 10.000 toneladas. Esta también se encontraba en plena siembra. La producción esperable era de 80.000 toneladas.

Pese a la baja en los tres cultivos, los expertos de la Bolsa dejaron en claro que más allá de las pérdidas económicas en todos los casos se podrá volver a sembrar algún cultivo de segunda.

El climatólogo José Luis Aiello alertó que “hay que estar preparados para una campaña con pulsos de lluvias convectivas importantes” a lo que agregó: “Hay que tener en cuenta que esto aumenta la probabilidad de eventos de granizo”.

La BCR sostuvo que con los acumulados de la semana pasada se veían algunos lotes anegados y hay temores al efecto que tendrán las recientes lluvias. El avance de siembra cubre el 74% del área intencionada de soja de primera, pero estará paralizada los próximos días.

Hay temor de que las lluvias provoquen “lavado de granos” y afecten la calidad, señalaron los técnicos de la Bolsa rosarina.

X