Negocios Agropecuarios - Venta de Hacienda - Corretaje de Cereal - Servicios Financieros - Transporte - Rosgan

Precauciones que hay que tener en esta etapa del maíz con las enfermedades

En esta campaña húmeda se profundizarán las enfermedades ya conocidas para el maíz, y en muchas regiones podrían aparecer nuevos problemas sanitarios. Las ingenieras Margarita Sillon en Santa Fe y Cristina Palacio en provincia de Buenos Aires analizan lo que se viene para el cultivo: coinciden en que no se debe dejar de monitorear en ningún momento del ciclo y en la importancia de la aplicación del fungicida en el momento adecuado.

La campaña maicera ya está en marcha y, exceptuando las zonas inundadas de la provincia de Buenos Aires, las perspectivas para el cultivo son alentadoras. Claro que tanta agua trae consecuencias, y en este año la atención está puesta en las enfermedades.

Según sostiene la Ing. Agr. Margarita Sillon, fitopatóloga y docente de la Universidad del Litoral, las enfermedades del maíz se pueden clasificar rápidamente en dos grandes grupos: por un lado están las que requieren un manejo temprano y decisiones rápidas, como es el caso de la roya común o de la roya polisora. Por otro lado están los tizones, mancha gris, antracnosis y todas las enfermedades de fin de ciclo que aparecen más tarde, pero que tampoco se deben dejar de controlar porque generan cuantiosas mermas.

“En las dos últimas campañas, en Santa Fe y en el NEA, el principal problema fue la roya común del maíz (Puccinia sorghi) sobre todo en los materiales de primera. Es una enfermedad bastante característica de los maíces. Además se vieron problemas con tizón por Helminthosporium maydis y enfermedades de fin de ciclo como la antracnosis, sobre todo en maíz de segunda. Hacia el norte de la zona maicera, centro de Santa Fe y Chaco se agregaron las podredumbres de raíz y tallo, que son producto de varios patógenos”.

Al respecto, la Ing. Agr. MSc. Cristina Palacio, de Servicios de Investigación y Estudios Fitopatológicos, sostuvo que en los últimos tres años, para la zona de sudeste de Córdoba y norte de la provincia de Buenos Aires, el panorama es similar, prevaleciendo la roya común de la hoja ocasionada por Puccinia sorghi seguida por el tizón del norte causado por Exerohilum turcicum. Con respecto a las royas, recordó: “Muchos productores, priorizando el rendimiento, eligen híbridos que son muy susceptibles a estas enfermedades. Por eso la recomendación es un monitoreo temprano. En la zona de Pergamino hemos tenido roya en plantas con 4 hojas en híbridos muy sensibles. En esos casos, lo que se recomienda es conocer el perfil sanitario de los híbridos, ir al lote donde está el material más sensible y monitorear primero en ese lugar, en v3 y V4”.

“Lo que estamos sugiriendo es cuidar la planta en estados vegetativos y considerar aplicaciones desde V8. Como la planta pasa de V4 a V8 en 10 días, es clave saber cómo viene el cultivo en esos estadios iniciales. La pústula del V4 es la que enciende la alarma e indica que en V8 habrá una determinada incidencia de la enfermedad. De V8 a V10 son siete días. Esa semana es crucial porque aplicando ahí nos aseguramos tener sanas las tres hojas que rodean a la espiga. Si esas tres hojas están afectadas, inevitablemente se generan pérdidas” explica Palacio.

Para Santa Fe y el NEA, la Ing. Sillon recomienda: “Hay que estar muy atentos a la presencia de roya común, y en el norte del país a la roya polysora (Puccinia polysora). Si aparecen en estadios tempranos el camino es no permitir que se incremente la presencia del hongo. Por eso se recomienda monitorear con plantas muy chicas midiendo la evolución de la cantidad de pústulas, y aplicar fungicida en el momento adecuado. No hay que esperar que el cultivo esté muy enfermo para controlar”.

Además de roya:

Según las especialistas, los maíces de segunda, que tendrán que convivir con un otoño húmedo, pueden tener problemas con la podredumbre de raíz y tallo. Además, la Ing. Sillón instó a prestar especial atención a la Cercospora zeamaydis o mancha gris, también conocida como mancha lineal. Es una EFC, y se encuentra en el mismo grupo que el tizón, afectando a las hojas con necrosis.

Completando el panorama, la Ing. Cristina Palacio mencionó que año a año se incrementa la presencia del carbón de la espiga. Esta patología se vio favorecida el año pasado por las altas temperaturas y los largos períodos de sequía. Si bien este no sería el año apropiado para esta enfermedad por el pronóstico de año Niño, también es cierto que habrá que prestarle atención por la mayor presencia del hongo en los campos durante las últimas dos campañas.

Propuesta Syngenta:

Con respecto al control de estas patologías el Ing Mariano Granetto, integrante del Servicio Técnico Syngenta en Córdoba explicó: “Desde la campaña 2006/2007 venimos trabajando fuertemente en el desarrollo de la tecnología de uso de fungicidas en maíz para controlar enfermedades foliares tales como roya de la hoja y tizones. Está claro que el componente genético del híbrido juega un rol fundamental a la hora de evaluar el grado de severidad alcanzado por una determinada enfermedad en los lotes y que de ello depende cuantos son los kilos por hectárea que se puede llegar a perder sin un control oportuno.

Syngenta recomendamos el monitoreo desde estadios tempranos teniendo en cuenta las condiciones ambientales que predisponen el avance de las enfermedades y el genotipo evaluado. En Syngenta hemos podido medir en más de 200 ensayos que el beneficio de aplicar el fungicida Amistar Xtra se extiende hasta el momento de la cosecha.

Vemos claramente que los lotes tratados manifiestan una predisposición al vuelco mucho menor derivado del efecto indirecto del control que provee el fungicida sobre la menor incidencia del complejo denominado PTR (Pudriciones de Tallo y Raíz). Esto se debe a que, al tener hojas mas sanas el cultivo evita translocar reservas desde el tallo impidiendo que este se debilite y sea atacado por patógenos que son habitantes normales de nuestros suelos y que esperan la oportunidad de encontrar un organismo debilitado, para atacarlo.”

Fuente: “Syngenta” – PuntoBiz

X